Esto no es quinto de la ESO

Nos ha costado dos meses convencernos de que no estamos en 5º de la ESO.

02-quinto eso

Llegar en septiembre al Bachillerato es desconcertante, pues por el pasillo no te cruzas ya con esos profesores que nos han atendido durante casi cuatro años. Por otro lado, nuestras clases están orientadas según las distintas modalidades que marcarán nuestro futuro, mezclados con otros alumnos y separados de aquellos que han sido nuestros amigos de la infancia. Si a todo esto le sumamos la importancia de cada una de las notas que sacamos en las asignaturas y nuestra dificultad para adaptarnos a los métodos de los nuevos profesores, el resultado es un principio de curso muy frustrante si no somos capaces de reaccionar a tiempo.03-quinto-eso.jpg

De lo primero que nos damos cuenta al corregir los exámenes es que no los hemos preparado con el tiempo necesario. Reconocerlo es básico para no desanimarse así como ser capaz de analizar nuestra falta de organización.

Superadas las primeras semanas descubrimos con ilusión que podemos seguir disfrutando de los amigos de siempre; también hemos experimentado que esto no es 5º de la ESO y que solo con el esfuerzo constante y con la planificación adecuada iremos progresando.

Por lo tanto hay que seguir intentándolo porque aunque el principio es muy duro solo superándolo empezaremos a coger el ritmo de Bachillerato.

 

Carla Mené

 

Anuncios