Confirmación

El 20 de octubre se celebró la confirmación de los alumnos de 2º de Bachillerato y en la ceremonia se respiraba un ambiente muy sereno ya que después de haber hecho un año de catequesis llegaba la hora de confirmarse, momento en que la mayoría de alumnos se sentían más cercanos a Jesús. A partir de las palabras de Begoña Lecuona -alumna de 2ºB- tendremos de primera mano el testimonio de una joven de hoy que ha decidido confirmar las promesas del bautismo que  pronunciaron sus padres y padrinos. Nos hablará de los momentos más intensos de su trayectoria vital y todas las  vivencias que la han acompañado a lo largo de este periodo de formación.

  • ¿La catequesis ha hecho que profundices más en tu relación con Jesús o con  Dios y por qué?

Sí. Este último año, debido a varios factores , uno de ellos la catequesis, mi Fe y mi relación con Dios han aumentado y son más profundas que antes. No sabría decir muy bien  por qué, simplemente he notado una mayor profundidad. Quizá ha sido porque la catequesis me ha ayudado a comprender algunas cosas, ver más claras y/o desde otro punto de vista otras, resolver algunas dudas que tenía. Los diálogos y conversaciones que he tenido con mi grupo y mi catequista han ayudado mucho también, pues intercambiar opiniones es adquirir riqueza de conocimiento y conocimiento crítico, la diversidad de éstas te hace crecer, madurar.

No hay una sola cosa en concreto que haya hecho que profundice más en mi relación con Dios, es la suma de pequeños momentos, gestos y/o actos que he ido viendo en personas durante este año, conversaciones que he tenido, el retiro a Manresa, Taizé…

Todo ha influido mucho. Cada experiencia ha aportado su granito de arena para que mi Fe y mi relación con Dios hayan llegado hasta el punto en el que están ahora.

  • ¿Cómo has vivido la catequesis durante todo el año y qué momentos destacarías?

Personalmente, creo que he aprovechado bastante la catequesis y he sacado provecho de todo lo que se ha hablado en ella. En catequesis no solo hemos hablado de Dios, aunque aquello de lo cual hablábamos lo relacionábamos con Él.

He vivido la catequesis como un momento para compartir, respetar, conversar y escuchar. También es un espacio para conocer más a los componentes de tu grupo y a ti mismo.

Realmente, destacaría muchas experiencias como por ejemplo la eucaristía del Perdón que tuvimos antes de la Confirmación, charlas con mi catequista y con mi grupo… de hecho, una de las cosas que no olvidaré es una dinámica que hicimos con el grupo. Esta dinámica consistía en decir cosas positivas y negativas de otra persona del grupo. Me impactó y se me ha quedado grabado porque recibí comentarios positivos que no esperaba por parte de mis amigas.

En y durante la catequesis te unes mucho o más a tu grupo, aprendes de los/las que lo forman y creces. Creces personal y espiritualmente.

  • ¿Cuando estabais en la capilla, qué ambiente vivías con tus compañeros?

Supongo que esta pregunta se refiere al día de la Confirmación y, realmente, es difícil de expresar con palabras lo que sentí en ese momento y el ambiente que había…

Yo diría que era un ambiente de armonía y sintonía entre nosotros y con Dios. Todos juntos diciendo SÍ a una vida con, para y por Dios, iniciando un camino juntos, pues la Confirmación no es el final, es tan solo el principio.

Fue especial. Fue especial y emocionante por el hecho de estar juntos, de estar con mis amigas/os compartiendo un momento tan importante.

Tenía muchas emociones mezcladas en mi interior. Eran tantas y tan mezcladas y por diferentes motivos que no pude evitar emocionarme y soltar alguna lagrimilla en algún que otro momento…

En resumen, el ambiente que había no se puede explicar con palabras, hay que vivirlo. Fue algo mágico. Ver a todos los que decidimos confirmarnos, a las familias, abuelos y abuelas, padrinos y madrinas, algunos profesores… lo único que se me ocurre decir y creo que, lo define y describe bastante bien, es simplemente que fue un día especial, inolvidable, único y mágico.

Begoña Lecuona, 2ºB

 

Anuncios